miércoles, 9 de diciembre de 2009

El síndrome de Alejandría






Desde el día dos de diciembre La Finca de Sosa viene publicando una polémica digital en torno a las bibliotecas en Cuba. Acontece a raíz de la preocupación de un escritor, que investigando para su novela, se encuentra que no "encuentra" la bibliografía pretendida.

El articulo del avileño Félix Sánchez, titulado SOS, Alejandría ¿Biblioteca versus Universidad,y que leí en su totalidad en la pagina de Manuel, lejos de sorprenderme lo que cuenta -horrorizado su autor con toda razón-, lo veo como un hecho lógico por la manera en que funcionan las cosas en la Isla: se construye un muro de silencio alrededor de lo que no quieren que se sepa, -o se intenta que se olvide-; o con lo que no sea simplemente útil para el proceso.

Textos que generen lamentables controversias y en las que únicamente gana el enemigo, hay que evitarlos. De ahí que, incluso publicaciones del extinto campo socialista -sobre todo las Spútniks- no existan el los fondos bibliotecarios del país por el peligro que representan.

Por supuesto, la cosa no es tan simple y yo menos pretendo dar mis valoraciones sobre tan espinoso asunto. Sólo intento referirme a que hubo respuestas airadas de funcionarios enardecidos, al parecer honestos. Sin embargo, lo mismo el Doctor Cuevas y los especialistas provinciales a cargos de las instituciones, todos se escudan "en la precaria situación que el país atraviesa”.

Lo curioso es que el asunto al parecer ha tomado envergadura y varios intelectuales ahora se envían correos electrónicos de diversas partes del mundo dando su opinión, no muy favorable a Cuevas.

Confieso que por lo extenso de algunos post, apenas si los he revisado. Pero no por eso dejo de recomendar el seguimiento en esta historia que va por el capitulo cinco.