martes, 29 de diciembre de 2015

Desterrados





El gesto acusador de tu memoria
Agita a mi palabra, que no existe
Manoseada evidencia: mueca triste
Hipando en la infecunda moratoria.

Te deleitas en nombre de un culpable
Medias negras, astucia, tu armamento
Entrepiernas, monserga del momento
Restregarse, conjuro irrevocable.

Tú hiérreme tus besos en mis manos
Bosqueja tu partida en los pantanos
Despójate mi arenga empalagosa

Adelántate el día que no llega
Sacúdete lo triste que nos ciega
Regálate una flor, que sea una rosa


© Denis Fortun