lunes, 1 de febrero de 2016

Crónica del hombre-pez





La vida del hombre-pez con párpados bifocales
Su carne se hace madera
(Flota esperanza)
Flotando
Hay que escapar 
La certeza.

Metamorfosis native en la colonial taberna
Donde bebe el ogro verde
Bebidas de letra muerta
Y escupe a la travesía
De convulsiones pendejas

Paralelo veinticinco
Longitud de la protesta
Patrona bendice el viaje
Bendícelo porque cuesta
Que no es la barca amarilla
Ni submarina
Ni inglesa
Es una puta soñada que agita el mar mis venas
Y pone triste a la niña
A la francesa
A la espuma: carcelera de un viaje de isla a retazos
De pronósticos
De ausencias
De hierros y soldadores que por incesto y demencia
amordazan a mi boca con breas de letra muerta


Isla de pez
Entre rejas




Cienfuegos 2001
 © D F