jueves, 31 de enero de 2019

Loco




Converso con el loco internado en la nostalgia de tus nalgas
Que dibuja con sus ojos la caída de tus senos
Y he sentido me quema las reservas

Tengo la certeza
Cada vez más la ausencia de tu cuerpo lo convierte en un chiflado delirante
Tal vez el miércoles que viene lo vistan con uniforme de fuerza
Su obsesión por tu regreso
Permanecer sereno cerca de tu oreja
Hace se invente tus pies son esas márgenes de un rio en el que ha de reposar su cabeza para ganar tus huesos 
No importa cuál orilla sea.

Esta noche remato apurando a mi botella 
Duermo temprano
Este tipo conversa en exceso
Y al levantarme la resaca me invita ir a la playa
Regalarle al loco un anillo de algas
Y beber con sobrada vehemencia toda el agua que ofrece ese mar a los que saben

Esta madrugada
Mientras sueño
El loco corre su cortina
No hay vuelta atrás en la demencia: la cordura puede ser una frágil entelequia
Y el susto una patada en el miocardio
Una vez que alcanzas la orilla donde vives loco 
serás carne de naufragio sin la suerte de Robinson Crusoe
Acaso nos asista un Jueves en el mejor de lo teatros

Esta mañana le hablo a las tejas de un techo antiguo 
carente de vínculo con las estrellas
Me aseguran la semana que habitas loco es efímera 
Los días son semillas de almendras que se amontonan encima de una barra
—Te vas a distinguir un tipo cuerdo en el espejo— 
Y verás que la higiene cerebral asoma 
en un vaso enorme de cerveza negra irlandesa
Mientras le das tu número de teléfono una rubia delgada y de ojos verdes 
que sonríe cuando trae la cuenta


Foto tomada de Facebook
Unknown artist