martes, 30 de agosto de 2016

Tertulia en Art Emporium

foto de Ulises Regueiro, tomada durante la lectura

El pasado sábado 27 de agosto participé en una lectura de poemas acompañado de Juan Carlos Valls, Joaquín Gálvez, Efraín Reverón y Legna Rodríguez. Fuimos convocados por mi paciente amiga Anna Sotelo, y sin duda alguna fue una excelente noche. Quiero agradecer a todos, público y amigos poetas, el que hayamos compartido un sábado que defintivamente habrá de repetirse con otros versos y otros poetas. Gracias lo mismo a Vivian Pérez, anfitriona de tan especial espacio como lo es Art Emporium, y que próximamente cambiará de nombre por el de Leopoldo Fernández, “Tres Patines”, quien fuera su padre


Selección de textos que leyera…

ROMANCE DEL QUE DESCUBRE
(Coordenadas Ilícitas)

Serena viene la aurora
Y la oscuridad se espanta
Serenas se ven las rosas
Mientras las empape el alba
Serena mi voz se poda
Las ramas que no hacen falta
Serenas pienso a las olas
Que seducen a mi barca

ROMANCE POR PRONTITUD
(Coordenadas Ilícitas)

La prisa por dibujar
La transparencia y la palma
Sobre la cresta del agua
Me la provoca esa barca
Que ha naufragado en lo verde
Por navegar la montaña
Donde las hojas de un libro
Le hacen su corona blanca
Y se convierten en fieras
Que van matando palabras
Guardando la desnudez
Soflama de mi esperanza

La prisa por dibujar
Es que un día se nos valla
A prohibir que pintemos
Del mundo todas sus palmas

Y algo que va
Y sí
Sucede
Nos separen de las aguas


ASUNTO Y REPLICA
(Coordenadas Ilícitas)

El término propone una respuesta
Tu boca que canjea interrogantes
Metáforas cifras itinerantes
La diana que se escuda en la ballesta

Mi voz desfigurada entre los hielos
Impávido el asunto y tu linaje
Elipsis indolencia del mensaje
Sosiego que es escarcha en los ciruelos

Parábola de apego a un día de marzo
De tallos de capullos de cadarzo
De aquel amor finés que me dio Lempo

La réplica se encubre en la pregunta
Usted, dama axiomática y presunta
¿En qué tiempo ha gastado tanto tiempo?


REPASO
(Coordenadas Ilícitas)

Gavilla de entelequias la memoria
de activos y de lápidas. Persiste
la voz de sal que al huracán insiste
concurra en el añil de mis nostalgias

El César se dispone a usar la gloria
Troca en sus mercados innumerables
conquistas por compotas (detestables
para él) sobredosis de neuralgias

Saquémosle patente a la tristeza
Haciéndola una marca de cerveza
Bébase un verso dando fe que existe

El martillo la cruz y los tres clavos
La brújula que miente y los esclavos
Que en Roma son resúmenes contables

INCREMENCIONES
(Fragmento. Zona Desconocida)

El tiempo presente y el tiempo pasado
tal vez estén presente en el tiempo futuro
y el tiempo futuro se encuentra en el tiempo pasado (…).
Sólo a través del tiempo el tiempo se conquista
.
T.S.Eliot.

Segundo, estado pequeño
Segundos, debo al nacer
Segundos para temer
Segundos porque mi empeño
es ser del segundo el dueño
La semilla del segundo
la reparten por el mundo
trazos de segundos vuelven
a mi espacio y te devuelven
el verso de un trota mundo.

Minutos, regreso de ida
minutos largos; doy grandes
minutos porque tu andes
los minutos de mi vida
Minutos por la partida
Minutos elevadores
Minutos por los temores
de minutos que no entiendo
Minutos…, me voy debiendo
minutos, puros censores

Horas que dividen días
Horas por dilapidarse
Horas que van a contarse
Horas que esconden orgías
Horas son las cofradías
repletas de inmovilismo
Horas que por pesimismo
son horas que arrastra el viento
Horas del suave tormento.
¿Horas por horas? ¡Lo mismo!
 
RECURRENCIA
(Coordenadas Ilícitas)

Descender, luego brotar
Tu mirada Sumergirme
Arrimo sin consentirme
esta vez. Precario estar
oprimiéndome y llegar
 a lo inevitable. Ser
y no hallarme, y emprender
aquel retorno del ir
Procurando otro venir
del que no quiero volver

Desasir, después hundirse
Mi práctica recurrente
Moratoria del demente
que lucha por redimirse
Proceder para evadirse
y otra vez, de nuevo aquí
Resuelto a vivir en ti
Cautiva profundidad
Sometida ambigüedad
que me he inventado. Y así…

Ascender, luminiscencia
Falsificarme en un beso
Amor de fuste y atrezo
Boca sin su transparencia
Un todo y luego carencia
La señal descalabrada
de mi Octubre va marcada
por la solemne utopía
Abril, mi tierra baldía
la coincidencia postrada

CAUTIVO
(Serio Divertimento)

Esperan te alargues relente
como severo árbol
de cara al sur
sin privilegios de sombras
de frutos

Esperan practiques la misantropía del callado
en su clausura
y si transgredes con la imagen de una semilla
te amenazan con la terrible tala
Que tu historia un día será leña
La tierra pavimento, desde luego

Los palos dóciles inclinan sus cabezas
de corteza púrpura
adorando la infinidad del déspota
Los palos dóciles igual golpean porque esa
es su naturaleza de palos medrosos
y aplauden cada tarde el sainete de hemiciclo

En latifundio de migajas se salvan
nada más los que ven un par de runas
—las diversas—
detrás de sus persianas

No repares en lo irracional de las plantas
trepadoras
reclama la heredad de antaño
lejos de la maleza que engorda a la sombra
de las nuevas alianzas

Despréndete de ese entorno indiviso
Sepulta caminos que se figuran perpetuos
El añil es otro
Otros los sargazos
Ilación estática es la escritura de costa

BACK TO WHITE
(Serio Divertimento)
para Amy Winehouse

En un apartamento en Camden
tu voz besa a la luz por boca de una espada
y celebra la caza de gatos y delfines

Por esa acústica predisposición que te marca
van cicatrizando en tu piel de contralto
anoréxicas penitencias y salidas,
entregándole a tu frágil cuerpo
el evento que no aplazas

En un apartamento en Camden
quedas a la sombra de un árbol blanco
repleto de flores químicas


FABULA SUMARIA
(Serio Divertimento)

Una mujer que negocia brillos y artificios
que se dice equilibrada
que me sabe irresponsable
melindrosamente redunda en titubeos
conduce simulacros
emigra de mis fotos
y no le basta
demanda que armonice un cubo Rubick

Esa mujer
la que me oculta de sus signos
en días nones
suplica evaporice
después
toda desmemoriada me condensa
reclama de mí un beso
otro
una botella de cerveza ámbar
y conforme a su mímica notable
me habla sobre la insólita “textura”
de su último potaje de lentejas

mi boca entretanto al arrimo de sus muslos

Esa mujer me induce a la parodia
y me entrego como se rinde un soldado japonés
renuente a la derrota
luego acordamos beber tintos económicos
envueltos en olor a pasta
queso manchego
salmón tieso de China
palos de incienso
otros aromas lacónicos
y rematamos la tarde desde una ventana
que nos ofrece risas y una noche de viernes
viciosamente desnudos

Lástima nos arrope la perplejidad
en su manojo de pausas
quedando irresuelto el espasmo sucesivo

Esa mujer
que vive en la lucera del presente
no concibe
que si tan solo evitáramos la tardanza cómplice
de su gerundio
permita de una vez se relaje su síndrome húngaro

quizás sea oportuna la madrugada de un sábado
para amarnos sin permiso a caracoles, collares, tableros de Ifá
y será lo sensato lo que menos importe

lunes, 29 de agosto de 2016

Máquina de borrar humanidades




Fragmento de la presentación que tuve el privilegio de compartir con Luis Felipe Rojas en junio del 2015 en Café Demetrio.

Hoy presenta Luis Felipe “Maquina de borrar humanidades” (Eriginal Books), su  segundo poemario publicado en Miami. De un ritmo diverso, un tempo peculiar intermitente, con cierta insolencia en su lenguaje, desgarrador en ocasiones y sin llegar a la procacidad manifiesta aún cuando le sobran pretextos, la composición contundente de este cuaderno gravita en la necesidad legítima del poeta por escudriñar su hábitat de manera acérrima. Es un hombre inconforme con lo que le rodea y su verso es la mejor arma.

En la literatura antigua, más exactamente en las lenguas romances, el poema mostraba amén de la lírica una soltura propensa a la narrativa, al drama, exaltando el YO. Lo glorioso y las experiencias personales se contaban figuradamente. Esta tendencia tuvo su época dorada en la poesía grecolatina. Ya en el siglo catorce el poema comienza a definirse como una expresión más subjetiva, centrada en los sentimientos, arropándose de propensiones varias (nada humano es ajeno y no se somete únicamente a lo épico y lo íntimo); de manierismo ostensible, hermético, disciplinado muchas veces al conteo de sílabas y la estructura, se establece una distancia.

Sin embargo, a mi juicio la ruptura no acontece de manera radical y sobran rastros de una complicidad tacita con la atávica disposición, que dura hasta hoy. De alguna forma los poetas insisten en salvaguardar esa suerte de legado expositivo y la apoteosis continúa esta vez sin reducirse al yo, sustentándose en un contexto más abarcador: la sociedad, su hechura, es origen.

Luis Felipe sigue cuestionando comportamientos, códigos de traza inamovible, y como los antiguos el lector siente que también nos cuenta una historia. Lo cotidiano se redimensiona y lo mismo no es un diario de talante bucólico. Hace de su verso, que reitero, nos reseña el escenario de un Isla marcada por un sino decadente, repleto de dobleces, el instrumento que repara en lo deslucido, lo risible incluso; y runa paradójica, la poesía en Luis Felipe no da espacio a lo horrible a pesar de que en lo horrible está lo pertinente.

En fin, su particular voz se sustenta de esa usanza íntima que exaltaban los antiguos, y su plectro es de naturaleza gráfica, irreverente, y denuncia. Es la vehemencia moldeada en la catarsis por la firmeza del aquel que no se somete, y con lenguaje sublime, primicia de la inspiración, se enfrenta al engendro que proyecta reducirlo. La buena noticia, el poeta gana y esa “maquina” que persigue borrarlo no alcanza a mancillar su humanidad.    

Denis Fortun
Café Demetrio
Junio 2015

martes, 23 de agosto de 2016

Crónicas del "Out space"



Las veces que hemos estado a punto de que civilizaciones extraterrestres nos conquisten, nos ha salvado el hecho de que muchos de los guerreros que nos defienden para salvaguardar a nuestra especie, han dicho... "Haiga lo que haiga que a ser, jámas nos rendíremos". 

Y ha funcionado, los alienígenas se repliegan temerosos...