viernes, 5 de mayo de 2017

"Una parte de mí no comulga totalmente con la prosa..."



Entrevista que me hiciera Armando Añel para la revista Puente a la Vista


Denis Fortún, autor de Serio divertimento (clic sobre la portada del libro para adquirirlo en Amazon) responde las cuatro preguntas esenciales de nuestra página, una manera práctica de profundizar, con el autor, en su obra y sus experiencias:

Puente a la Vista (PV): Cuéntenos sobre sus inicios en la literatura. ¿Qué le impulsó a escribir y cuáles fueron sus primeros textos?

Denis Fortún (DF): Siendo un muchacho, en sexto grado, gracias a mi madre, me leí  Los conquistadores del fuego, o La conquista del fuego, como igual se presenta la novela de Joseph Henry Honoré Boex, más conocido por el seudónimo de J. H. Rosny. Sin embargo, si bien en ese instante no padecí “la conciencia premonitoria” de que en mi adultez iba a escribir, sí resultó una suerte de convicción que fue creciendo con el tiempo. Hoy, no me cabe duda, gracias a ese libro terminé por hacerlo. De hecho, tengo un relato cargado de una fuerte ironía, denuncia más bien, por el modo de sobrevivir que nos tocó en La Habana de los noventa (‘Deseos’), publicado en El libro de los Cocozapatos (Editorial Silueta), que lo dedico a sus personajes: Naoh, Nam, Gau, y a la hermosa Gamla. Ese, además, es uno de mis primeros textos, escrito a los treinta y seis años. Después vino la poesía. Una parte de mí no comulga totalmente con la prosa, esa que, al decir de Apollinaire, es buena para los periódicos.

PV: Defina o mencione brevemente, por favor, aquello que los lectores descubrirán, o conocerán, a través de sus libros.

DF: Un poco de mí. Y de ellos, mucho más…

PV: Mencione tres autores o libros que considere fundamentales o que lo hayan inspirado o influido durante su trayectoria creativa.

DF: Comienzo al revés, por el número dos, un viejo amigo que ya era escritor cuando yo me dedicaba únicamente a poner luces en un cabaret, por esa faena de luminotécnico que tantas satisfacciones y placer me dio en su momento. Quiero ser honesto, reconocer que le debo mucho en este “oficio” (que no recomiendo a nadie, y apenas si lo conozco bien) a Armando de Armas. Por él, cuando éramos “más jóvenes”, allá por la segunda mitad de la década de los ochenta, y corríamos Cienfuegos arriba y abajo, siendo testigo del mismo modo de cómo escribía su novela La Tabla, de su pasión y disciplina para con la literatura, no tuve dudas que era un buen momento para que yo reafirmara lo que había intuido en mi adolescencia. Sin embargo, no fue hasta el año dos mil que decidí escribir con regularidad. Después, vinieron un par de amigos que influyeron sobre todo en la poesía. Y por último, la que fue mi mujer en Cuba, quien siempre confió en mí, me impulsó muchísimo a que no dejara de borronear cuartillas, época en que escribía a mano, sobre papel (cualquiera que fuera) y con bolígrafos. El cuanto al primer autor, ya te lo mencioné en la pregunta que abre este cuestionario: J. H. Rosny. El resto de los escritores a que debo aludir no consigo reducirlo al único que me queda, según tu lista de tres. Podría, por ejemplo, señalar a Vallejo y Borges, ya más crecidito yo, con una disposición para la literatura más comprometida. En mi adolescencia, a Julio Verne, Emilio Salgari. Hablo de un momento en mi vida en que la lectura me lleva a soñar que un día la crearás tú mismo, y fantaseas con eso de escribir alguna vez. En fin, demasiados marcaron mi “existencia literaria” de algún modo. Voy entonces, para resumir, por varios los libros importantes, con sus autores, que desde esa edad de la que te hablo (doce, trece, catorce años), hasta la fecha, me susurraban que fuera cómplice de sus andanzas. Desde luego, lista incompleta, supondrás que son demasiados: El maestro y Margarita, Corazón de perros, ambos de Bulgakov; Juego de abalorios, de Hermann Hesse; La montaña mágica, de Thomas Mann; Los quinientos millones de la Begún, de Verne; Fouché y Magallanes, los dos de Zweig; La guerra del fin del mundo, de Vargas Llosa; Corazón, de Edmundo de Amicis; El Principito, de Saint-Exupéry (aunque suene manido, trillado); La piel de Onagro, de Balzac; Mala jugada, de Armando de Armas; Los anormales son invisibles, de Jesús Candelario; El espíritu de las leyes, del Barón de Montesquieu; uno de matemáticas, que me obligaban a estudiarlo, y que odiaba tanto, al punto que cuando fui a devolverlo me robé otro de literatura en la biblioteca de mi escuela. Qué sé yo, la lista es inmensa…

PV: ¿A partir de las nuevas teorías cuánticas según las cuales la esencia del universo no es la materia ni la energía, sino la información, estamos a punto de descubrir que la vida es literatura?

DF: Amén de que resulta una suerte de ecuación que vincula a la absorción (vivencias), lo que presupone luego emisión (escritura), ya sea parcial o total, lo que es básicamente un concepto físico-cuántico, por supuesto que la vida es literatura. Si alguien lo duda, tome cualquier libro, sin importar género, incluso de poesía, y léalo. Verá que no miento.


Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado los poemarios ‘Zona desconocida’ y ‘Serio divertimento’, ‘El libro de los Cocozapatos’ (narrativa) y ‘Diles que no me devuelvan’(crónicas). Tiene inéditas dos novelas: 'Cueros contemporáneos' y '324 Mendoza'


Texto íntegro que tomo de Puente a la Vista
Armando Añel
Miami

sábado, 14 de enero de 2017

Brevedad de un divertimento, otra forma de dialogar



por Luis Pérez de Castro

Siempre que leo poesía, fundamentalmente la no siempre bien pre-ponderada poesía breve, nuevas interrogantes proliferan en mí; interrogantes propias ante el ser que leo, con el que me identifico y sufro sus heridas; interrogantes como “¿dominará la forma lírica su esperado encuentro con la realidad circundante?”, y otras tantas que siempre se descodifican con la degustación de cada imagen, metáfora o sílaba perdida en las alteraciones o la musicalidad de los poemas. Y lo confieso, nada me fue diferente cuando a mis manos llegó el poemario Serio divertimento, del escritor Denis Fortún Bouzo (Neo Club Ediciones, Miami, 2016).

Crecen barrotes al este de La Habana
el alquitrán de Judea resulta intransitable
tus piernas han de someterse a un patio
cuadrado.
Marcan tus pies sólo cuajos de culpas
tus manos se retuercen
tus pulgares sangran por sendas flores de púas
la ilusión trae sahumerio de plomo.

Con estos versos pertenecientes al poema Ley, página 9, comienza la búsqueda que signará el resto de los poemas, una búsqueda no sólo del yo, también del otro(s); búsqueda que paradójicamente es su esencia, la que le permite, a su vez, escapar de sus desdoblamientos, es decir, de las propias trampas de su conciencia, reafirmando con ello el sentir del poeta cubano Emilio Ballagas cuando en 1939 dijo: “La vida de todo artista está hecha de huidas a sí mismo y de escapadas a la vida. Este limpio juego de balanza –justo equilibrio– es lo que mantiene el ímpetu creador, que a la vez es ansia comunicativa y no puede permanecer encarcelado dentro del individuo…”.
En el resto del cuaderno, estructurado por tres secciones, Páramo (I), Derivaciones razonables (Intermezo) y Femme de Picasso (II), y veintisiete poemas, insiste en la evocación del paisaje y de cuantos hechos lo aturden –y lo aturdieron–, como hombre sufriente de su tiempo, como ser que palpita y se deja atravesar por su propio yo poético que se desdobla insensatamente. Así su visión se vuelve atormentadora para demostrarnos que el pasado no se debe resignificar con el frío o la pasividad que prodigan los ojos del presente, como nos demuestra en el poema Pies, página 11:

El agua es una marca hacia la vuelta
lo de menos es la sal
esa será siempre una herida que no cierra.
(…)
El agua es filigrana que avasalla a tu pellejo
y has de evaporar el rastro.

Fuerza emotiva y sagacidad verbal, voz de hombre/poeta con entonación personal y determinada: entonación que conjuga entrega y pasión, valor predeterminado a prueba del tiempo. El erotismo también es una constante. Aquí la hombre/poeta se desnuda de sí, se escapa de las ataduras impuestas por un tiempo sórdido y nos grita a quemarropa en el poema Hálito de saxo, página 31:

Voy en un soplo tenor
a bufar por la belleza de tus escuálidas nalgas
voy por tus senos pequeños
voy por licencias
y voy.

La tierra, la sangre, la raza, el diario acontecer, los dioses más allá de toda credibilidad, nada escapa de la visión abrumadora del hombre/poeta, todo en su entorno se vuelve una justificación para el encuentro, para un erotismo suave, lleno de rompimientos; para imponernos su discurso, sus situaciones vitales, en ocasiones casi excluyentes.

En Serio divertimento hablan muchas voces, he ahí su pluralidad, el signo que lo define y que refuerza, en todo su conjunto, su carácter desacralizador. Y es precisamente en los poemas Los exiliados también aman, página 32, y Réplica, página 41, donde se demuestra la universalidad de su poesía, la unidad temática que nos une no como continente, sí como hombres y mujeres hundidos en esa mezcla de sentimientos que anunciaran en su poesía Emilio Ballagas y Nicolás Guillén, la mezcla de razas, de musicalidad, nuestra propia identidad, que se engrandese por su voz diáfana y elocuente, pero dolida en su interior.

Lavo mi destierro con la evocación de tus huesos
luego se atempera hasta ensuciarlo
enojosa higiene que le debo a la nostalgia
de tu puta ausencia.
(Los exiliados también aman)

Tu cuerpo no es sólo resonancia
también mímica suave
felina
que conmueve

No duermas si me sabes despierto
soy tú al otro lado del espejo.
(Réplica)

Lo confieso una vez más, las interrogantes que en un momento proliferaron en mí quedaron tendidas en el camino, pues estamos en presencia de un libro que logra no sólo el culto a esa realidad que nos acecha y nos puede matar, también a la mujer, al buen decir idiomático. Un libro donde se aprecia un ligero temblor, como un sonido de corazón trémulo, preocupado por el universo y asistido por sus razones, como si lo acorralara el pavor de la agresión externa. Un libro que a través del verso logra romper el cerco del miedo –del miedo a la temporalidad, a la vida efímera, a la acción hostil de los humanos–, y nos ofrece esa única libertad posible, su poesía más allá del eco de su voz.


Publicado en Neo Club Press

martes, 10 de enero de 2017

Más que “caprisho”, voluntad… Entrevista a Maricel Hernández



Por Denis Fortun
Maricel Hernández, nace en Jaimanitas, La Habana, un año que no hace falta mencionar, y es graduada de periodismo en la Universidad de Miami, donde vive en la actualidad. Con experiencia en la promoción cultural, es además locutora de radio y ha realizado igualmente televisión. Premiada en numerosos eventos, entre ellos varias nominaciones al EMMY, recibiendo finalmente en el 2003 el preciado reconocimiento por la mejor serie promocional, cuenta con Caprisho Productions Inc., una experimentada compañía de producción, mercadeo y publicidad, en la que ofrece una buena cantidad de servicios, donde, al decir de la promoción de la página web, se convierten en realidades las ideas —yo diría sueños— de sus clientes. A pesar de sus múltiples ocupaciones, Maricel tuvo la amabilidad de responderme esta entrevista, que le agradezco sobre todo al saber que su tiempo apenas si le alcanza entre sus obligaciones de madre y la mujer profesional, apasionada por lo que hace, independiente.
Denis Fortun: ¿Para aquellos que no te conocen, quién es Maricel Hernández?
Maricel Hernández: Una mujer que desde que tiene uso de razón ha tenido que buscar y luchar por sus sueños.  Nada me ha sido fácil, pero lo disfruto mucho más cuando lo logro. 
DF: ¿Cuándo sales de Cuba y cuáles razones en tu caso te obligaron a hacerlo?
MH: Salí un 15 de abril de 1987, el día más hermoso de mi vida. Cada año hago una reflexión sobre ese día en mis redes sociales. Nací y me crié en una familia que siempre me abrió los ojos y explicaba mi presente en aquel entonces. Mi niñez fue muy marcada. Fuimos señalados como gusanos, escorias, lumpen, un largo etcétera.  Vi sufrir mucho a mi madre, demasiado. Fui expulsada del colegio por la simple razón de quererme ir. Cargué con el apodo de “repitiente” por muchos años. Dejé de llamarme Maricel para ser la “gusana”, y  por muchos, muchos años, viví limitada de todo: de hablar, caminar libremente, pasear, tener amigos. Vivía frente al mar, y recuerdo que todos los días hablaba con él, mirando al horizonte. Contando los años, horas, días para cruzarlo. No hay papel suficiente para escribir todo lo que viví y cuanto pase.
DF: ¿Cómo llegas al periodismo?
MH: Comencé a estudiar Administración de Negocios y al estar en mi segundo año me di cuenta que me faltaba algo. Matriculé en una clase de periodismo, sólo para probar, y ahí me quedé.  Estaba en lo mío. Amo la libertad de expresión en todos los sentidos. Y el periodismo me permite expulsar lo que me molesta.
DF: Acostumbras a publicar videos en las redes sociales, básicamente para sugerir temas, ofrecer consejos, decir lo que piensas sobre algún tópico en especifico, ¿qué te inspira a la realización de estos cortos?
MH: Por muchos años trabajé en noticias, y quiero entrar en otra faceta. Me he dado cuenta que la gente está harta de maldad, de noticias negativas, de pesimismo. He estudiado mucho el mercado. Si pones una noticia fea, muy pocos te apoyan. Sin embargo, si haces un comentario positivo, o si se trata de algo cómico, o loco, se abarrotan los comentarios, lo que me sirvió de termómetro para saber que la gente necesita algo más. Hay escases de felicidad, hay pobreza de temas entretenidos. Eso hay que alimentarlo.
DF: La radio y la televisión en Maricel, tu experiencia, y qué consideras de lo que se produce hoy en ambos medios, el hispano específicamente.
MH: Tengo experiencia en ambos mundos. Frente a la cámara y el micrófono, y detrás de ellos.  Son mundos maravillosos, adictivos y bellos, si se hacen con respeto y pasión. Los medios hoy día en Miami no son ni la cuarta parte de lo que eran años atrás. Predomina la mediocridad en todos los circuitos. Desde un ejecutivo, hasta el que apaga las luces. Eso hace un efecto dominó, y como consecuencia, el producto que ves, o escuchas al aire, es una basura. No hay presupuesto, no quieren invertir, y existe un reciclaje total entre la empleomanía. Los jefes cambian de una estación a otra, llevándose con ellos al grupo de sus secuaces. Los talentos son reclutados de una estación a otra. Hay miles de personas capaces, preparadas, educadas y con  mucho talento, que no están activos. Simplemente porque no tienen padrino, porque no caen bien, y porque muchos de los ejecutivos actuales tiemblan y temen lucir como ineptos. Cuando los medios sean capaces de invertir en todos los aspectos; cuando se hagan castings para descubrir nuevos talentos; cuando se roten los talentos y no cansen al público con las mismas caras; cuando sepan distinguir entre una hoja de vida o biografía real, y no una maquillada, entonces tendremos una radio y una televisión digna del público exigente, e inteligente además, de Miami.
DF: Recién terminaron las elecciones en este país, y la gran prensa en general, sin importar formato, quedó un tanto “mal parada” por su perspectiva manifiesta, tomando partido para favorecer a uno de los candidatos, y con la expresa intención de perjudicar al otro. Qué opinas de esto.
MH: Mis maestros siempre me ensenaron que un periodista debe ser parcial y neutral.  Nuestras opiniones sobran. Y aun no estando de acuerdo con muchas cosas, lo correcto es respetar la opinión y decisión de los demás. Es cierto que, muchos periodistas trabajan y representan una empresa, pero la ética profesional no se debe poner en duda jamás.
DF: Para muchos, las redes sociales tienen una inmensa importancia, ya sea para sus proyectos, sus negocios, ya sea para hacer amigos, todo en medio de un universo cada vez más interconectado; otros, los menos debo reconocerlo, ven a este fenómeno como algo invasivo, del que no confían plenamente, asumiendo que resulta hasta “ofensivo”, y temen incluso por su privacidad. Coméntame a partir de tus experiencias, los beneficios que a ti en lo personal te reportan las redes, y lo negativo que supongas existe.
MH: Las redes sociales llegaron para cambiarlo todo. Desde la privacidad hasta la publicidad.  Yo siempre las he tomado, y lo seguiré haciendo, como un medio de comunicación libre donde me puedo expandir, en el que puedo ampliar mi abanico de amigos, y donde puedo expresarme libremente sin un jefe o un contrato que me limite. Es peligroso, claro que lo es, porque la gente no tiene límites. La materia gris está escasa, las neuronas de vez en cuando se atrofian.  Muchos las toman como un portal de citas amoroso, otros para chantajear. En mi caso, me han ayudado mucho a estar en contacto con gente que ha trabajado conmigo, y que por razones de la vida andamos por rumbos diferentes. 
DF: Caprisho Productions, —con s y no con ch—por qué ese nombre, que puede traducirse como voluntad, pretensión.
MH: La radio y la televisión me hicieron  reír mucho, pero también derramar muchas lágrimas.  El nombre de Caprisho se lo tengo que agradecer a un colega y amigo a quien siempre he respetado, el señor Eduardo Aguirre. A él justamente le comentaba, cada vez que me insultaba por cosas absurdas en la empresa, de mis ganas de abrir mi propia compañía y no tener que depender, o aguantarle malos tratos, a nadie. Conociendo mi carácter, me dijo una vez: —Ya lo tuyo, más que ganas, es un caprisho…— Me miró entonces y agregó: —Ese será el nombre de tu compañía, Caprisho.  ¿Porque con s?  Bueno, ese crédito también es de mi amigo Jaime Almiral.  El día que me estaba diseñando el logo y me dijo: —Tú eres diferente, única, con clase.  Hagámoslo más fino—. Y ahí surgió Caprisho, producto de cosas que me han pasado, y de cómo soy. 
DF: Además de promotora cultural y periodista, y de las innumerables obligaciones que mencionaba al inicio de este cuestionario, que presuponen el desarrollo de tu compañía y tu desempeño asimismo como madre —por sólo citar un ejemplo, correr con tus hijos para los entrenamientos de deporte—, escribes ficción y tienes lista para publicar una novela, entre otras aún inéditas. Háblame de este propósito tuyo.
MH: Saco el tiempo, cuando puedo, para aislarme del mundo real y sumergirme en una ficción creada en mi mente. Amo escribir. Siempre fue mi fuerte. He redactado mucho y editado algunas obras de otros, pero no me había atrevido a lanzar las mías. Tengo 12 novelas escritas.  Una de ellas ya esta lista, esperando sólo ultimar algunos detalles. Si Dios quiere, este año ya estará al mercado. Escribo novelas románticas, me apasionan. Me adentré en ese mundo tras ver la carencia en esa rama. Las novelas dieron un giro rotundo, dejando atrás la niña sufrida y pobre, pasando a tener como protagonistas a la mujer valiente, rodeada de violencia. Y a pesar de los cambios de la vida, la independencia femenina, el romance siempre está ahí, latiendo en cada uno de nosotros. Intento recuperar ese romanticismo perdido. Soñar no cuesta nada.
DF: Cuba en Maricel, que espacio ocupa.
MH: El lugar donde nací y pase los primeros años de mi vida.
DF: Volver a la Isla, ¿queda la intención para un momento adecuado, o es ya un destino que se desdibuja y pierde espacio en tu vida?
MH: Por el momento no está contemplado, tampoco en mis planes futuros. Nunca digo nunca.  Pero no lo creo. Respeto lo que hacen los demás. Tengo amigos que van y vienen, me cuentan, me ponen al día de las cosas. En mi caso personal, es más un no, que un sí.
DF: ¿Satisfecha con lo hecho hasta hoy?                                                                                                                  
MH: Satisfecha, pero no completamente. Siempre quiero más... 

MARICEL HERNANDEZ
Nace en la Habana, Cuba.  Desde muy pequeña ya prevalecía en ella sus inclinaciones hacia el arte, la literatura y las comunicaciones.  Viajo para Miami en 1987, ciudad donde ha vivido desde entonces.  En 1990 se graduó de Miami Dade Collage.  En 1993  se certificó en la ya desaparecida academia de baile popular “Estrellas”.  En 1994 toma un curso de modelo, actuación corporal y estilo en Miami Dade Collage.  En 1995 se gradúa de locutora en la Academia S & C donde sobresalió como la mejor alumna, consiguiendo en ese mismo año inaugurarse en la radio.  En el mismo año, 1995, se gradúa de periodismo en la Universidad de Miami.  Culminada su carrera comienza a trabajar como locutora en la emisora radial La Gran Cadena 106.3FM y Reportera de entretenimiento en Miavision TV.  En 1996 se abre la oportunidad en CMQ 1210AM  y comienza como redactora, reportera y presentadora de noticias.  A finales de 1996 hasta 1998 se convierte en la primera reportera de tráfico de Miami para las emisoras Classica 92.3FM, Stereo Fiesta 106.3FM, y CMQ 1210AM.  Durante ese tiempo, desde 1997 hasta 1999, colaboró como columnista en el periódico acción y como redactora en los noticieros de Telemundo 51.  A la misma vez, mientras redactaba para Telemundo y escribía para el semanario Acción, trabajaba para América TeVe, Canal 4,  y para la revista Tropical, en ambos como redactora y columnista.  Desde 1999 hasta el año 2002 se destaca como productora, presentadora, reportera, y redactora en Radio Única 1210AM.  Durante su permanencia en Radio Única fue nominada en 12 ocasiones para los March of Dimes Air Awards, Ganadora de 3 de ellos como “Mejor Presentadora”, “Mejor comercial” y “Mejor Programa Comunitario”.  Entre 1998 al 2002 fue ganadora de cuatro premios Flamingo: dos como  “Mejor voz radial femenina y dos como  “Mejor presentadora de noticias”.  En el año 2002 decide comenzar en WSCV Telemundo 51.  Durante su estadía tomo varios cursos de Producción, llegando a convertirse en productora general de grandes proyectos, programas, shows y eventos. Resaltando algunos de ellos se pueden mencionar: “Enfoque Comunitario”, Campañas promociónales ganadoras de un Emmy.  Producción General del  tele maratón de La Liga Contra el Cáncer”, entre otros.  Desde el 2005 hasta el 2009 produce el Tele Maratón de La Liga Contra el Cáncer y Desde el 2005 hasta el 2015 conduce el  programa radial “Guía Comunitaria” en la emisora 1210AM.   En el 2005 y tras años cosechados en el medio de las comunicaciones como modelo, locutora, reportera, escritora, redactora, columnista, presentadora de noticias,  productora general y  especialista en medios, decide tomar el gran paso de independizarse y abrir su propia compañía de producción “Caprisho Productions”.  Dicha compañía ha sido desde sus inicios colaboradora de grandes compañías y medios de comunicación. En el 2008  Caprisho Productions obtuvo su primera nominación a los premios Emmy  y es ahora el medio más completo y experimentado donde Maricel Hernández  puede desempeñar y demostrar todas sus habilidades y experiencias.  Caprisho Productions, dirigida por Maricel Hernández, se especializa en Estrategias, Asesoría de medios, Producciones de Radio y Televisión, Comerciales, Eventos comunitarios, Prensa escrita, Promociones, entre otros. Su meta actual, es lograr que Caprisho Productions traspase las barreras de la ignorancia logrando que se realice programas de televisión, radio y producciones dignos de representar a Miami.





martes, 30 de agosto de 2016

Tertulia en Art Emporium

foto de Ulises Regueiro, tomada durante la lectura

El pasado sábado 27 de agosto participé en una lectura de poemas acompañado de Juan Carlos Valls, Joaquín Gálvez, Efraín Reverón y Legna Rodríguez. Fuimos convocados por mi paciente amiga Anna Sotelo, y sin duda alguna fue una excelente noche. Quiero agradecer a todos, público y amigos poetas, el que hayamos compartido un sábado que defintivamente habrá de repetirse con otros versos y otros poetas. Gracias lo mismo a Vivian Pérez, anfitriona de tan especial espacio como lo es Art Emporium, y que próximamente cambiará de nombre por el de Leopoldo Fernández, “Tres Patines”, quien fuera su padre


Selección de textos que leyera…

ROMANCE DEL QUE DESCUBRE
(Coordenadas Ilícitas)

Serena viene la aurora
Y la oscuridad se espanta
Serenas se ven las rosas
Mientras las empape el alba
Serena mi voz se poda
Las ramas que no hacen falta
Serenas pienso a las olas
Que seducen a mi barca

ROMANCE POR PRONTITUD
(Coordenadas Ilícitas)

La prisa por dibujar
La transparencia y la palma
Sobre la cresta del agua
Me la provoca esa barca
Que ha naufragado en lo verde
Por navegar la montaña
Donde las hojas de un libro
Le hacen su corona blanca
Y se convierten en fieras
Que van matando palabras
Guardando la desnudez
Soflama de mi esperanza

La prisa por dibujar
Es que un día se nos valla
A prohibir que pintemos
Del mundo todas sus palmas

Y algo que va
Y sí
Sucede
Nos separen de las aguas


ASUNTO Y REPLICA
(Coordenadas Ilícitas)

El término propone una respuesta
Tu boca que canjea interrogantes
Metáforas cifras itinerantes
La diana que se escuda en la ballesta

Mi voz desfigurada entre los hielos
Impávido el asunto y tu linaje
Elipsis indolencia del mensaje
Sosiego que es escarcha en los ciruelos

Parábola de apego a un día de marzo
De tallos de capullos de cadarzo
De aquel amor finés que me dio Lempo

La réplica se encubre en la pregunta
Usted, dama axiomática y presunta
¿En qué tiempo ha gastado tanto tiempo?


REPASO
(Coordenadas Ilícitas)

Gavilla de entelequias la memoria
de activos y de lápidas. Persiste
la voz de sal que al huracán insiste
concurra en el añil de mis nostalgias

El César se dispone a usar la gloria
Troca en sus mercados innumerables
conquistas por compotas (detestables
para él) sobredosis de neuralgias

Saquémosle patente a la tristeza
Haciéndola una marca de cerveza
Bébase un verso dando fe que existe

El martillo la cruz y los tres clavos
La brújula que miente y los esclavos
Que en Roma son resúmenes contables

INCREMENCIONES
(Fragmento. Zona Desconocida)

El tiempo presente y el tiempo pasado
tal vez estén presente en el tiempo futuro
y el tiempo futuro se encuentra en el tiempo pasado (…).
Sólo a través del tiempo el tiempo se conquista
.
T.S.Eliot.

Segundo, estado pequeño
Segundos, debo al nacer
Segundos para temer
Segundos porque mi empeño
es ser del segundo el dueño
La semilla del segundo
la reparten por el mundo
trazos de segundos vuelven
a mi espacio y te devuelven
el verso de un trota mundo.

Minutos, regreso de ida
minutos largos; doy grandes
minutos porque tu andes
los minutos de mi vida
Minutos por la partida
Minutos elevadores
Minutos por los temores
de minutos que no entiendo
Minutos…, me voy debiendo
minutos, puros censores

Horas que dividen días
Horas por dilapidarse
Horas que van a contarse
Horas que esconden orgías
Horas son las cofradías
repletas de inmovilismo
Horas que por pesimismo
son horas que arrastra el viento
Horas del suave tormento.
¿Horas por horas? ¡Lo mismo!
 
RECURRENCIA
(Coordenadas Ilícitas)

Descender, luego brotar
Tu mirada Sumergirme
Arrimo sin consentirme
esta vez. Precario estar
oprimiéndome y llegar
 a lo inevitable. Ser
y no hallarme, y emprender
aquel retorno del ir
Procurando otro venir
del que no quiero volver

Desasir, después hundirse
Mi práctica recurrente
Moratoria del demente
que lucha por redimirse
Proceder para evadirse
y otra vez, de nuevo aquí
Resuelto a vivir en ti
Cautiva profundidad
Sometida ambigüedad
que me he inventado. Y así…

Ascender, luminiscencia
Falsificarme en un beso
Amor de fuste y atrezo
Boca sin su transparencia
Un todo y luego carencia
La señal descalabrada
de mi Octubre va marcada
por la solemne utopía
Abril, mi tierra baldía
la coincidencia postrada

CAUTIVO
(Serio Divertimento)

Esperan te alargues relente
como severo árbol
de cara al sur
sin privilegios de sombras
de frutos

Esperan practiques la misantropía del callado
en su clausura
y si transgredes con la imagen de una semilla
te amenazan con la terrible tala
Que tu historia un día será leña
La tierra pavimento, desde luego

Los palos dóciles inclinan sus cabezas
de corteza púrpura
adorando la infinidad del déspota
Los palos dóciles igual golpean porque esa
es su naturaleza de palos medrosos
y aplauden cada tarde el sainete de hemiciclo

En latifundio de migajas se salvan
nada más los que ven un par de runas
—las diversas—
detrás de sus persianas

No repares en lo irracional de las plantas
trepadoras
reclama la heredad de antaño
lejos de la maleza que engorda a la sombra
de las nuevas alianzas

Despréndete de ese entorno indiviso
Sepulta caminos que se figuran perpetuos
El añil es otro
Otros los sargazos
Ilación estática es la escritura de costa

BACK TO WHITE
(Serio Divertimento)
para Amy Winehouse

En un apartamento en Camden
tu voz besa a la luz por boca de una espada
y celebra la caza de gatos y delfines

Por esa acústica predisposición que te marca
van cicatrizando en tu piel de contralto
anoréxicas penitencias y salidas,
entregándole a tu frágil cuerpo
el evento que no aplazas

En un apartamento en Camden
quedas a la sombra de un árbol blanco
repleto de flores químicas


FABULA SUMARIA
(Serio Divertimento)

Una mujer que negocia brillos y artificios
que se dice equilibrada
que me sabe irresponsable
melindrosamente redunda en titubeos
conduce simulacros
emigra de mis fotos
y no le basta
demanda que armonice un cubo Rubick

Esa mujer
la que me oculta de sus signos
en días nones
suplica evaporice
después
toda desmemoriada me condensa
reclama de mí un beso
otro
una botella de cerveza ámbar
y conforme a su mímica notable
me habla sobre la insólita “textura”
de su último potaje de lentejas

mi boca entretanto al arrimo de sus muslos

Esa mujer me induce a la parodia
y me entrego como se rinde un soldado japonés
renuente a la derrota
luego acordamos beber tintos económicos
envueltos en olor a pasta
queso manchego
salmón tieso de China
palos de incienso
otros aromas lacónicos
y rematamos la tarde desde una ventana
que nos ofrece risas y una noche de viernes
viciosamente desnudos

Lástima nos arrope la perplejidad
en su manojo de pausas
quedando irresuelto el espasmo sucesivo

Esa mujer
que vive en la lucera del presente
no concibe
que si tan solo evitáramos la tardanza cómplice
de su gerundio
permita de una vez se relaje su síndrome húngaro

quizás sea oportuna la madrugada de un sábado
para amarnos sin permiso a caracoles, collares, tableros de Ifá
y será lo sensato lo que menos importe